29. AREAL DE TRONCO

Recuerdos de la infancia

Estaba en lo cierto Antonio Fraguas cuando afirmó que la playa, el muelle, los hombres del mar y los barcos “hicieron los grandes y profundos caminos de todos los andares de Castelao”. Las playas de Tronco y O Porrón eran de los lugares preferidos por su abuelo para ir a pasear, pescar o mariscar, y serían para el niño motivo de diversión cuando lo acompañaba. Mientras esperaba, jugaba en el mar con un barco de corteza, o con el de palo que le hiciera su tío carpintero.

Era un niño y aún no se había dado cuenta de las desgracias que ese mismo mar producía con demasiada frecuencia en los días de invierno. Con el paso del tiempo viviría de cerca el drama de los ahogados, o bien los conocería por boca de los más ancianos, como es el caso de la siña Sinforosa, una mandadeira que cada día hacía la travesía de Rianxo a Villagarcía, y tenía para todos los difuntos un rosario de padrenuestros, avemarías y salves.

Otros puntos del roteiro castelao

«Galiza soio merecerá respeto cando abandoemos a nosa mansedume, despois de saber o que fomos, o que deixamos de ser e o que seríamos con vida independente».

«Sempre en Galiza», 1944.  Editorial Galaxia.

Fotografía e vídeo: Alumnado Obradoiro Carnero Valenzuela II e Concello de Rianxo.

Deseño: Alumnado Obradoiro Carnero Valenzuela II.

2021

Licenza Creative Commons

Esta obra ten unha licenza Creative Commons

Atribución-Non comercial-Compartir igual 3.0 España
Ir al contenido