27. CHALÉ DE ÁNXEL BALTAR

Amigo y bienhechor

Ángel Baltar fue quien hizo posible que los servicios como la luz o el teléfono llegaran al pueblo marinero. Tanxil fue refugio familiar durante la epidemia de gripe de 1918 y Ángel Baltar se dedicó a atender a los enfermos de la localidad.

Fue quien encargó la imagen de la virgen de la Guadalupe y quiso que «la dulce imagen de la virgen patrona del pueblo se alzase como orientación consoladora para la gente del mar». Allí permaneció la estatua hasta 2005, cuando los herederos de Baltar decidieron retirarla ante el peligro que corría por los constantes derrumbamientos que se producían en la zona.

Situado en los altos de Tanxil, este chalé se comenzó a edificar cuando lo autorizó el Ayuntamiento, en septiembre de 1913. Los trabajos estuvieron a cargo del profesor de obras de Santiago, Perfecto Fontán, y del canteiro de Rianxo, Manuel Iglesias Eiras. El arquitecto fue Eduardo Rodríguez Losada.

Ángel Baltar, prestigioso médico con consulta en Santiago, mantuvo buena amistad con la familia Castelao, decisiva a la hora de escoger Tanxil como lugar de veraneo. Mariano Rodríguez y sus hijos eran invitados con asiduidad a la nueva casa y a pasear en su yate por la ría. Baltar operó a Castelao de los ganglios en mayo de 1911.

Por este chalé pasaron ilustres médicos y hombres de ciencia de la Universidad de Santiago y de otros centros docentes de España, amigos del doctor Baltar.

Otros puntos del roteiro castelao

«A cidade cree que fóra dela non hai máis que paisaxe, patacas e leite…; ignoran que tamén existe unha cultura nobre, antiquísima e insobornable».

«Sempre en Galiza», 1944.  Editorial Galaxia.

Fotografía e vídeo: Alumnado Obradoiro Carnero Valenzuela II e Concello de Rianxo.

Deseño: Alumnado Obradoiro Carnero Valenzuela II.

2021

Licenza Creative Commons

Esta obra ten unha licenza Creative Commons

Atribución-Non comercial-Compartir igual 3.0 España
Ir al contenido