24. CAMPO DE CONCENTRACIÓN

La triste historia de Rianxo

A mediados del siglo XIX, el catalán Juan Goday y Gual construyó una fábrica de salazón de sardinas que gozó de gran reputación, no solo a nivel nacional, sino que traspasaba las fronteras hasta Francia e Italia. Se encontraba situada en el que hoy llamamos o Castelo, un promontorio cara a la ría de Arousa, a medio camino entre el Cabo da Vila y Punta Fincheira. La conservera se mantuvo operativa hasta el año 1917. Su cierre supuso un duro golpe para la economía local, donde trabajaban regularmente 30 hombres y 80 mujeres. Posteriormente pasó por varios dueños.

No se podían imaginar Castelao ni sus vecinos rianxeiros, que correteaban alegres por las proximidades do Castelo, que un día aquella zona se convertiría en un lugar triste y horrendo por culpa de la Guerra Civil, ya que la fábrica fue confiscada para ser utilizada como campo de concentración.

En el año 2003, el Ayuntamiento de Rianxo rindió homenaje a los prisioneros, con asistencia de familiares, mayoritariamente de Asturias y Cataluña. Se descubrió una placa conmemorativa, donde figura esculpida esta leyenda:

“En este lugar, para mayor ignominia y desprecio de la condición humana existió un Campo de Concentración entre 1937 y 1939. Este monumento es un homenaje a los prisioneros republicanos que en él sufrieron y murieron. El pueblo de Rianxo. Octubre 2003”

Otros puntos del roteiro castelao

«Os elementos de dereita soio conciben unha patria artificial, posta ao servicio dos seus intereses»

«Sempre en Galiza», 1944.  Editorial Galaxia.

 

Fotografía e vídeo: Alumnado Obradoiro Carnero Valenzuela II e Concello de Rianxo.

Deseño: Alumnado Obradoiro Carnero Valenzuela II.

2021

Licenza Creative Commons

Esta obra ten unha licenza Creative Commons

Atribución-Non comercial-Compartir igual 3.0 España
Ir al contenido