17. BUSTO DE CASTELAO

“Eu teño que ir a Rianxo aínda que sexa nun cadaleito”

Por deseo de Teresa R. Castelao, hermana de Castelao, el busto en bronce de su hermano, promovido por los emigrados de Uruguay y donado al pueblo de Rianxo por el Padroado Da Cultura Galega de Montevideo, se erigió en uno de los jardines de la Ribeira en septiembre de 1975 con la idea de que pudiera verse desde la ventana de la casa paterna que da a la Ribeira. Es obra del escultor Xosé Escudero Couceiro y la base, en piedra, de Alfonso Sanmartín. Al acto de inauguración asistieron, entre otros, el amigo de Castelao, Ramón Otero Pedrayo, aunque no tenía un buen estado de salud; semanas antes estuvo hospitalizado, pero desde el hospital anunció: “Tengo que ir a Rianxo aunque sea en un ataúd”. Fue la última vez que asistió a un acto público.

Ese 27 de septiembre, Rianxo quedó tomado por las fuerzas policiales para controlar la avalancha de universitarios afines al Partido Comunista, activistas y obreros sindicalistas, que llegados de diversas partes, sobre todo de Ferrol, llenaron el pueblo de banderas gallegas y vocearon proclamas contra el Proceso de Burgos, en que se juzgaban a 16 militares de ETA.

Otros puntos del roteiro castelao

«En Galiza non se pide nada. Emígrase».

«Álbum Nós», 1931.  Editorial Galaxia.

Fotografía e vídeo: Alumnado Obradoiro Carnero Valenzuela II e Concello de Rianxo.

Deseño: Alumnado Obradoiro Carnero Valenzuela II.

2021

Licenza Creative Commons

Esta obra ten unha licenza Creative Commons

Atribución-Non comercial-Compartir igual 3.0 España
Ir al contenido